Urbanismo

Reforma tributaria y financiamiento de ciudades: una propuesta para optimizar la recaudación de contribuciones

08.04.2019

Por Pablo Trivelli O

“¿Necesita una persona que tiene un nivel de ingreso que lo sitúa dentro del 1% más rico del país, tener acceso a un subsidio del Estado para comprar una vivienda y obtener las ventajas tributarias del DFL2?”, se pregunta el autor de esta columna. Su respuesta es taxativa: “De ninguna manera”. El especialista en desarrollo urbano, Pablo Trivelli, explica que el beneficio del DFL2 –que exime del pago de contribuciones– está favoreciendo a propietarios que no requieren ayuda del Estado para adquirir y mantener sus viviendas. Para reenfocarlo en las familias más vulnerables, plantea que la exención no debe asociarse a la superficie construida, como se hace hoy, sino al valor de la vivienda. También propone derogar el tope de 10% en el incremento de las contribuciones cuando el SII hace un reavalúo: “Muchas viviendas cuyo valor ha aumentado no están afectas al pago de contribuciones y, por lo tanto, no contribuyen al financiamiento de las ciudades”, dice.

Ideas Digitales Aplicadas