Represión

Nicaragua: la renuncia de Ortega-Murillo y la transición

27.11.2018

Por Carlos F. Chamorro, director de Confidencial

Después de la matanza de abril, el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, quedaron despojados de toda legitimidad política. “Su mayor fracaso -dice en esta columna Carlos F. Chamorro-, peor aún que los fraudes electorales, la corrupción y el derroche de más de US$ 4.000 millones de la cooperación venezolana, han sido las muertes de más de 325 ciudadanos como resultado de la violencia policial y paramilitar ejercida por el Estado”. Este viernes Ortega y Murillo profundizaron el quiebre al desplegar más de 200 policías antimotines armados, estableciendo un cerco en diversas ciudades mientras se decretaba la prohibición de las marchas. Según el director de El Confidencial, con esto “lo que enseñó fue la extrema debilidad de un caudillo que aún ordena y manda a sus partidarios, pero ya no gobierna el país, ni puede gobernar a los ciudadanos en democracia”.

 

Ideas Digitales Aplicadas