IMFD

Jornada laboral: la farsa detrás de flexibilización y productividad

05.09.2019

Por Benjamín Méndez y Ángela Suárez

La iniciativa de la diputada Camila Vallejo para bajar a 40 horas la jornada laboral es rechazada de plano por el gobierno, el que inicialmente presentó su propio proyecto para reducir a 41 horas en promedio con “flexibilidad”. Dos ejes son clave en el debate: productividad y flexibilización. Los autores de esta columna citan diversos estudios para sostener que la flexibilidad siempre beneficia al empresariado en desmedro de los trabajadores. Y aseguran que un debate correcto debiese abordar aspectos esenciales del sistema económico y de la relación entre capital y trabajo, para comprender cómo se vinculan estas dos aristas –flexibilización y productividad– con la precarización del empleo.

Ideas Digitales Aplicadas