Harvard

11.04.2018

Por Tom Bartlett y Nell Gluckman

Terry Karl llegó a la Universidad de Harvard a principios de la década de 1980 como profesora asistente en estudios latinoamericanos. A menos de un año de su arribo a una de las universidades más tradicionales y prestigiosas del mundo, habría sido acosada sexualmente por Jorge Domínguez, profesor titular y de rango superior en su misma área de investigación. Con el paso de los meses el hostigamiento y las insinuaciones se hicieron cada vez más frecuentes. También las manifestaciones de poder del catedrático respecto de cómo él podía influir en el futuro profesional de la asistente. En este artículo se narra el calvario de Terry Karl y de varias otras mujeres que sufrieron del acoso de Domínguez en Harvard. La reacción de la universidad fue a lo menos tibia: mientras Karl decidió abandonar Harvard, Domínguez se quedó y siguió escalando posiciones hasta convertirse en vicerrector de Asuntos Internacionales. El 6 de marzo pasado, luego de la publicación de este artículo, Harvard volvió a responder de manera tímida a las acusaciones y puso al profesor bajo "licencia administrativa". Una pregunta queda de fondo: ¿El manejo de la universidad en el caso de Terry Karl evitó que otras mujeres presentaran denuncias?
Ideas Digitales Aplicadas