Cárceles

06.04.2018

Por Nicolás Grau y Jorge Rivera

La probabilidad de que un inocente termine preso en Chile creció. En los últimos 10 años aumentó en un 90% el número de personas sometidas a prisión preventiva y luego absueltas. Una experiencia que impacta en muchos niveles. Los investigadores Nicolás Grau y Jorge Rivera midieron cómo afecta en la vida laboral. Una vez libres el salario de quienes pasaron por prisión preventiva se redujo en torno al 10% y cayó en 6% su posibilidad de obtener un empleo con contrato. Este es un llamado a revisar el uso intensivo de la prisión preventiva que, entre otras cosas, está volviendo más pobre a un grupo de por sí pobre.

Ideas Digitales Aplicadas