Bombas

La historia de los US$50 millones que le quedó debiendo Saddam Hussein a Cardoen por las bombas de racimo

01.02.2019

Por Nicolás Sepúlveda y Pedro Ramírez

23 senadores acordaron el 22 de enero pedirle al Presidente Piñera que preste “auxilio” a Carlos Cardoen. Fue el último fruto del potente lobby del empresario para desactivar la orden de detención de Interpol que lo tiene cautivo en Chile desde 1993. Sus redes pesan: siempre consigue que el Senado y La Moneda lo apoyen en su larga pugna con EE.UU., que lo acusa de contrabando de circonio para fabricar las bombas que vendía a Saddam Hussein. De ese negocio le quedó un fleco de US$50 millones que intentó recuperar comisionando al abogado Juan Pablo Hermosilla. CIPER encontró las actas de esa misión y rastreó la red que tejió en paraísos fiscales desde sus negocios con Hussein.

Ideas Digitales Aplicadas