19.01.2017

Fiscalía peruana archiva proceso por abusos en movimiento sodalicio

María del Pilar Peralta, la fiscal peruana que investigaba las denuncias de abusos sexuales, secuestros, lesiones graves, lavado de dinero y asociación ilícita, en contra de ex autoridades del movimiento Sodalicio de Vida Cristiana decidió archivar la causa. En su resolución la fiscal consideró que los delitos estaban prescritos y argumentó falta de pruebas, según informó este jueves 19 de enero la edición para América del diario El País.

Las denuncias surgieron tras extensa investigación publicada en 2015 por los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz. En su libro “Mitad monjes, mitad soldados” se incluyeron testimonios de 30 personas que formaron parte del movimiento católico, catalogado por Salinas como un símil del Opus Dei y Los Legionarios de Cristo.

Seis de esos testimonios denunciaron abusos sexuales por parte de las entonces máximas autoridades de esta sociedad de derecho pontificio: Luis Fernando Figari, Germán Doig Klinge (fallecido) y Jeffrey Daniels Valderrama. El resto de los relatos dieron cuenta de situaciones de secuestro, abuso de conciencia y anulación de la personalidad.

Luis Fernando Figari –un laico fundador del Sodalicio en Perú en 1971–, actualmente reside en Roma, luego de que el movimiento religioso lo declarara persona non grata. La nueva cúpula del Sodalicio, comandada por Alessandro Moroni, reconoció los abusos y ofreció reparación a las víctimas. En paralelo, el grupo conformó una comisión independiente que se encargó de indagar las denuncias. El resultado, a diferencia de la actuación de la fiscalía, fue demoledor: admitió la veracidad de los testimonios y señaló que las denuncias habían sido encubiertas por las autoridades de la orden religiosa.

En una columna publicada por El País, uno de los autores de la investigación original, Pedro Salinas, apuntó que los actuales dirigentes del Sodalicio cuestionaron las conclusiones de esa comisión. Entre los miembros que habrían calificado el informe como “sesgado”, Salinas nombra al sacerdote Jaime Baertl, quien es el actual presidente de la junta directiva de la Universidad Gabriela Mistral (UGM), en Chile.

El grupo religioso aterrizó en nuestro país a inicios de la década pasada y actualmente es el controlador de la UGM, la que acaba de absorber a la Universidad UCINF. También son dueños del Colegio Saint Joseph, en Huechuraba (ver reportaje de CIPER).

La decisión de la Fiscalía peruana no dejó indiferente a las víctimas. El diario peruano La República dio cuenta de una protesta que se realizaría en la tarde de este jueves 19 de enero frente a la sede del Sodalicio en Lima. Además, el periódico limeño Perú 21 publicó que los afectados elevarán sus denuncias a instancias judiciales superiores peruanas e internacionales. El abogado de las víctimas, José Ugaz, aseguró al portal Altavoz.pe que presentarán un recurso de queja.

Ideas Digitales Aplicadas