Especial Cristián Edwards

edwardsportada
Galvarino Apablaza, "comandante Salvador", máximo líder del FPMR en la época del secuestro.
El entonces subcomisario de Investigaciones Jorge Barraza encabezó las pesquisas policiales más exitosas
Cristián Edwards (al centro).
Cristián Edwards y sus padres, el mismo día de su liberación.
Fotografía del sacerdote Renato Poblete y Agustín Edwards, publicada en El Mercurio para avisar a los secuestradores que el religioso sería su contraparte en las negociaciones.
Paso sobre nivel en la antigua ruta Norte-Sur (hoy Autopista Central), donde el sacerdote Renato Poblete arrojó el maletín con el US$1 millón de rescate.
Hugh Bicheno, inglés de origen cubano, experto en secuestros. Asesoró a Agustín Edwards en las negociaciones.
Enrique Montero Marx, asesor de Agustín Edwards.
En la primera fila, los padres de Cristián Edwards en misa durante el secuestro
El muro falso del calabozo: Cristián Edwards permaneció 145 días dentro de ese cubículo de 2 por 3 metros.
estructura
Dormitorio de la casa-retén, desde donde se vigilaba la entrada al calabozo.
dormitorio
casa2
La casa-retén del FPMR estaba ubicada en el pasaje Poeta Vicente Huidobro, en Macul.
Arresto7
Pasaje
Pasaje2
Pasaje3
El juez Luis Correa Bulo, a cargo del proceso, ingresando a la casa-retén.
El frentista Rafael Escorza, propietario de la casa-retén, durante una reconstitución de escena en la misma vivienda.
ArrestoEscorza
Ricardo Palma Salamanca ("El Negro"), detenido por Investigaciones en 1992. Se fugó en helicóptero desde la cárcel de Alta Seguridad, junto al "comandante Ramiro", en 1996.
Arresto3
Palma Salamanca (al centro) después de su fuga.
José Miguel Martínez Alvarado ("Palito"), uno de los celadores de la casa-retén, detenido en 1992. Cayó abatido en un intento de fuga en octubre de ese mismo año.
arresto4
Maritza Jara ("Gabriela") fue detenida en 1992 y se fugó en diciembre de ese mismo año.
Maritza
María Cristina San Juan, propietaria de la casa-retén, detenida por Investigaciones en 1992. Fue liberada en 2000 por razones humanitarias.
SanJuan
Escorza en 2003, en conferencia de prensa tras recibir el beneficio de la salida dominical.
Escorza
Cristián Edwards al día siguiente de su liberación.
edwards
Cristián Edwards y su madre, al día siguiente de su liberación en 1992.
antigua
Juan Gutiérrez Fischman, "El Chele", ex yerno del líder cubano Raúl Castro y uno de los comandantes del FPMR en la fecha del secuestro.
Mauricio Hernández Norambuena, "comandante Ramiro" del FPMR. Encabezó el secuestro. Aquí fotografiado cuando era seguido por Investigaciones mientras Edwards permanecía cautivo.
Crédito: Libro "Razón de Estado", de Barraza, Cocq y Ruiz.
HernandezNorambuena2
El "comandante Ramiro", detenido por Investigaciones en 1993 cuando visitaba al frentista e informante del gobierno Agdalín Valenzuela, en Curanilahue.
"Ramiro" fue detenido nuevamente en Brasil en 2002, por otro secuestro, y cumple condena en ese país.
Arresto2
Raúl Escobar Poblete ("Emilio") fue el contacto entre el "comandante Ramiro" y la casa-retén durante el secuestro. Nunca fue detenido.

Galvarino Apablaza, "comandante Salvador", máximo líder del FPMR en la época del secuestro.

El entonces subcomisario de Investigaciones Jorge Barraza encabezó las pesquisas policiales más exitosas

Cristián Edwards (al centro).

Cristián Edwards y sus padres, el mismo día de su liberación.

Fotografía del sacerdote Renato Poblete y Agustín Edwards, publicada en El Mercurio para avisar a los secuestradores que el religioso sería su contraparte en las negociaciones.

Paso sobre nivel en la antigua ruta Norte-Sur (hoy Autopista Central), donde el sacerdote Renato Poblete arrojó el maletín con el US$1 millón de rescate.

Hugh Bicheno, inglés de origen cubano, experto en secuestros. Asesoró a Agustín Edwards en las negociaciones.

Enrique Montero Marx, asesor de Agustín Edwards.

En la primera fila, los padres de Cristián Edwards en misa durante el secuestro

El muro falso del calabozo: Cristián Edwards permaneció 145 días dentro de ese cubículo de 2 por 3 metros.

Dormitorio de la casa-retén, desde donde se vigilaba la entrada al calabozo.

La casa-retén del FPMR estaba ubicada en el pasaje Poeta Vicente Huidobro, en Macul.

El juez Luis Correa Bulo, a cargo del proceso, ingresando a la casa-retén.

El frentista Rafael Escorza, propietario de la casa-retén, durante una reconstitución de escena en la misma vivienda.

Ricardo Palma Salamanca ("El Negro"), detenido por Investigaciones en 1992. Se fugó en helicóptero desde la cárcel de Alta Seguridad, junto al "comandante Ramiro", en 1996.

Palma Salamanca (al centro) después de su fuga.

José Miguel Martínez Alvarado ("Palito"), uno de los celadores de la casa-retén, detenido en 1992. Cayó abatido en un intento de fuga en octubre de ese mismo año.

Maritza Jara ("Gabriela") fue detenida en 1992 y se fugó en diciembre de ese mismo año.

María Cristina San Juan, propietaria de la casa-retén, detenida por Investigaciones en 1992. Fue liberada en 2000 por razones humanitarias.

Escorza en 2003, en conferencia de prensa tras recibir el beneficio de la salida dominical.

Cristián Edwards al día siguiente de su liberación.

Cristián Edwards y su madre, al día siguiente de su liberación en 1992.

Juan Gutiérrez Fischman, "El Chele", ex yerno del líder cubano Raúl Castro y uno de los comandantes del FPMR en la fecha del secuestro.

Mauricio Hernández Norambuena, "comandante Ramiro" del FPMR. Encabezó el secuestro. Aquí fotografiado cuando era seguido por Investigaciones mientras Edwards permanecía cautivo. Crédito: Libro "Razón de Estado", de Barraza, Cocq y Ruiz.

El "comandante Ramiro", detenido por Investigaciones en 1993 cuando visitaba al frentista e informante del gobierno Agdalín Valenzuela, en Curanilahue.

"Ramiro" fue detenido nuevamente en Brasil en 2002, por otro secuestro, y cumple condena en ese país.

Raúl Escobar Poblete ("Emilio") fue el contacto entre el "comandante Ramiro" y la casa-retén durante el secuestro. Nunca fue detenido.

A 18 años del secuestro de Cristián Edwards, CIPER revela detalles hasta ahora desconocidos de uno de los episodios que marcaron la transición. El relato del cautivo –ex presidente de la División de Servicios Noticiosos de The New York Times y ahora vicepresidente de El Mercurio- y los graves conflictos personales entre sus celadores que hoy revelan ex miembros del FPMR, son algunas de las nuevas piezas del puzzle.

Ideas Digitales Aplicadas