Opinión

Todo para mí, nada para el resto: el complejo puzle de la representación

Claudio Fuentes S.

01.04.2019

Por Claudio Fuentes S.

En la última década se consolidó entre los ciudadanos la idea de que las cúpulas políticas viven en una burbuja. El autor de esta columna nos dice que eso se debe a que el sistema binominal solo permitía la representación de un espectro político limitado, compuesto por una elite socio-demográfica mucho más conservadora –o moderada– que la ciudadanía. El incremento de esta brecha de representación se origina, en parte, por los bajos niveles de participación electoral: “Aunque por el presidente Piñera votó el 54,6%, en realidad su coalición obtuvo el 27% del universo de potenciales electorales”. Un problema que ya se había evidenciado en la segunda elección de Bachelet.

Ideas Digitales Aplicadas