natalia-compagnon

La relación comercial de Natalia Compagnon y Mauricio Valero no se inició con CAVAL. Antes de eso y del polémico negocio inmobiliario en Machalí, ambos se unieron trabajando para Inprocon en 2011. Desde allí Compagnon asesoró a la empresa de telecomunicaciones Raylex para apoyarla en licitaciones en el sector público e identificar nuevos negocios. Tras su asesoría, Raylex obtuvo dos contratos con Codelco por más de $2.400 millones y otros dos con la Onemi por $82 millones. CIPER accedió a contratos y correos que dan cuenta de esas gestiones de Compagnon, de sus contactos y de los pagos que recibió.

Natalia Compagnon era mi amiga. Hoy la relación está quebrada”, señaló el socio de la esposa de Sebastián Dávalos en CAVAL, Mauricio Valero, en una entrevista a La Tercera, el 10 de abril pasado. A medida que se fue endureciendo la estrategia legal de la defensa de Compagnon –que optó por separar las cuerdas entre su actuar y el de su socio Valero–, el quiebre entre ambos se hizo inminente.

Luego de que Compagnon declarara en la Fiscalía de Rancagua que no tenía mayor conocimiento de los negocios que llevaba su socio en CAVAL, principalmente con la empresa de informática Saydex y con Inversiones Lo Beltrán, Valero contraatacó. Ante los fiscales no solo afirmó que la socia de CAVAL estaba al tanto y de acuerdo con esos negocios, en los que hoy el Ministerio Público indaga la existencia de delitos tributarios y de cohecho. También abrió la puerta de un compartimento que Natalia Compagnon se había esmerado en mantener fuera del radar de los fiscales: las relaciones comerciales que la unían a la empresa de telecomunicaciones Raylex.

Fuentes consultadas por CIPER, señalan que Compagnon se presentó a mediados de 2011 en las oficinas de Raylex en Providencia, para ofrecerle a la empresa una asesoría en el ámbito minero. Eran momentos en que Raylex, creada en 1967, buscaba expandir su cartera de clientes tradicionalmente enfocada en el sector de telecomunicaciones, construcción y el ámbito militar. El ofrecimiento de Compagnon parecía venirles bien. A veces de manera explícita, Compagnon ofrecía a la mayoría de sus clientes tender puentes con el ámbito público, donde solía ufanarse de los contactos que poseía.

Las gestiones de Compagnon rindieron frutos: el 2 de noviembre de 2011 la empresa la contrató para que la asesorara en el posicionamiento de la marca Raylex, en la identificación de oportunidades de negocios y en el apoyo para la elaboración de propuestas de licitaciones.

Mauricio Valero

Mauricio Valero

Ese contrato gestionado por Compagnon revela un dato desconocido hasta ahora. Junto a la firma del gerente general de Raylex, Germán von Geldern, está la firma de Mauricio Valero como representante legal de Inprocon. Esta empresa de construcción saltó a la palestra en febrero de 2015 apenas estalló el escándalo por el negocio de especulación inmobiliaria protagonizado por CAVAL en Machalí. Su dirección está registrada en los Conquistadores 1700 Piso 9 B, el mismo domicilio que fijó CAVAL desde su constitución a principios de 2012 hasta septiembre de ese año, cuando se estableció en calle Nevería 4631(Las Condes). Tres meses antes de que CAVAL fuese constituida (febrero de 2012), Compagnon y Valero ya hacían negocios juntos en Inprocon.

Las gestiones de Compagnon para Raylex se extendieron hasta por lo menos julio de 2012 y éstas se concentraron mayormente en la estatal Codelco y, en menor medida, en la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) dependiente del Ministerio del Interior. Con posterioridad a la firma del contrato de asesoría de Compagnon para Raylex -en noviembre de 2011-, la empresa de telecomunicaciones se adjudicó millonarias licitaciones entre las que destacan dos de Codelco por más de $2.400 millones y otras dos de la Onemi por un total de $82 millones.

CIPER tuvo a la vista una serie de correos electrónicos en los que queda en evidencia que Natalia Compagnon tenía una “muy buena fuente” en la minera estatal, la que le entregaba información sensible respecto de licitaciones de la División El Teniente (Región de O’Higgins). “Sería muy bueno que tú Natalia averiguaras los detalles de la próxima licitación”, se lee en uno de los correos enviados a Compagnon por Hugo Irribarra Villena, quien se desempeñó como gerente de Desarrollo de Negocios de Raylex hasta diciembre de 2013. En otro email se informa a Raylex acerca de los montos ofertados por la empresa Motorola (competencia de Raylex) en una licitación en curso de Codelco.

Según se desprende de los correos electrónicos, quien habría allanado los vínculos de Compagnon en Codelco fue el ingeniero civil Patricio Muñoz Flores, quien en ese momento trabajaba como ejecutivo de una empresa subcontratista de El Teniente. Por ejemplo, el 26 de marzo de 2012 Patricio Muñoz le envía un correo electrónico a Compagnon y a Valero con el siguiente mensaje: “Vengo de una reunión con Codelco”.

Para entonces, Raylex ya había ganado terreno en Codelco y a alto nivel. Así lo evidencia un correo electrónico del 30 de enero de 2012, en el que Irribarra le escribe a Compagnon señalándole que el ingeniero civil electrónico Néstor Hernández, de la vicepresidencia de proyectos de Codelco, le había solicitado cotizar unos productos por una licitación que estaba “supuestamente en proceso”.

Meses después, en mayo, Compagnon le escribió a Irribarra un email en cuyo “asunto” se señala: “Proyecto Onemi”. “¡Necesitan comprar!”, le advirtió la socia de CAVAL al gerente de Raylex alertándole sobre una inminente adquisición del organismo.

Según la indagación de CIPER, por los trabajos realizados por Compagnon, Inprocon facturó a Raylex poco más de $11 millones. La constructora emitió dos facturas: una con fecha 29 de diciembre de 2011 por $7 millones y otra el 3 de febrero de 2012 por $4,7 millones.

Un tercer pago se habría hecho en marzo de 2012, aunque siguió un patrón distinto. El 20 de ese mes, Natalia Compagnon le escribió directamente a Germán Von Geldern, gerente general de Raylex, enviándole los datos de su cuenta corriente personal con el mensaje: “Son 6,3”.

Fuentes de Raylex señalaron a CIPER que pusieron fin al contrato con Compagnon en marzo de 2012 y que esos dineros corresponderían al término de ese vínculo laboral. Consultados respecto de por qué ese pago no se hizo a Inprocon, como los dos anteriores, desde la empresa de telecomunicaciones explicaron que ese es un tema que explicarán al fiscal de Rancagua, Sergio Moya.

Pese a que en Raylex aseguran que en marzo de 2012 dejaron de encargarle tareas a Compagnon, según los antecedentes recogidos por CIPER, las gestiones de la esposa de Sebastián Dávalos con esa empresa se extendieron al menos hasta julio de ese año. En un balance de CAVAL correspondiente a julio, aparecen $15 millones de pesos asignados al ítem “Raylex”. Según Mauricio Valero en su última declaración ante los fiscales, ese dinero fue utilizado por Natalia Compagnon “para negociaciones con Raylex destinadas a un proyecto con Codelco”.

EL NIDO INPROCON

Hasta hoy el polémico historial empresarial de la dupla Compagnon-Valero tenía como punto de partida conocido el 3 de febrero de 2012, cuando se constituyó la Sociedad Exportadora y de Gestión CAVAL en la notaría de Eduardo Avello Concha en Santiago. Los nuevos antecedentes recogidos por CIPER dan cuenta de que ambos ya estaban haciendo negocios con anterioridad, en la constructora Inprocon. Constituida en 1993 por el arquitecto Rafael Gana Koporcic, entre otros, Inprocon incluso le asignó a Compagnon un correo electrónico para realizar sus gestiones comerciales (ncompagnons@inprocon.cl).

Waldo Rojas Soto y Sebastián Dávalos

Waldo Rojas y Sebastián Dávalos

El punto de contacto entre Compagnon y Valero fue el tío político de la esposa de Dávalos, Waldo Rojas Soto, quien está casado con la hermana de su madre, Grisela Soto. La relación de ambos ha sido muy estrecha, al punto que durante una época Natalia Compagnon vivió en la casa del matrimonio Rojas-Soto. Según versiones de prensa, en 2011 Rojas hizo algunas gestiones para los proyectos que Valero desarrollaba en Inprocon. El tío de Compagnon arrastra un historial de querellas por estafa, asociación ilícita, giro doloso de cheques y hoy está siendo investigado por la Fiscalía Centro Norte por su eventual rol en el pago de coimas en una millonaria licitación adjudicada por la Universidad de Santiago a la constructora española Isolux-Corsán (ver reportaje de CIPER).

Uno de los proyectos en los que Valero y Waldo Rojas habrían participado fue el que se adjudicó vía trato directo Inprocon en noviembre de 2011 para reconstruir las oficinas del edificio municipal de Río Claro (Séptima Región), destruidas por el terremoto de febrero de 2010. A fines de 2011 la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) asignó $597 millones para tales efectos.

En un artículo de El Mostrador se señala que Waldo Rojas tenía “un fuerte ascendiente” entre alcaldes y concejales de varias comunas de la Séptima Región. Uno de ellos sería precisamente el alcalde de Río Claro Claudio Guajardo Oyarce (RN).

Según la indagación de CIPER, en noviembre de 2012, la Dirección de Obras de Río Claro autorizó que los estados de pago Nº 13 y Nº 19 por un total de $61 millones se cursaran a nombre de Marcelo Carreño Salgado, contador de CAVAL y hombre de confianza de Compagnon y Valero. El documento edilicio que da luz verde a la operación lleva la firma de Guajardo (ver documento).

LA TRENZA RADICAL

El 19 de marzo de 2012, Natalia Compagnon informó a su contraparte de Raylex, el ingeniero Hugo Irribarra, respecto de una serie de gestiones clave que realizaría en los próximos días para la empresa:

Según lo conversado te envío el ‘pool’ de empresas en las cuales quedará registrada Raylex (como proveedor). En los próximos días debería estar listo. Este viernes, a lo sumo el próximo lunes”. Entre las empresas listadas en el email de Compagnon figuran: Codelco, Anglo American, Minera Gaby, CAP, Entel, Hatch, Proyecto Caserones, Gerdau Aza, Freeport-McMoran y Grupo Polpaico. “Por favor cuéntale a Germán (gerente general de Raylex), más tarde te doy los detalles, un abrazo y nos vemos”, agregó Compagnon.

Marzo de 2012 fue un mes agitado para la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet. Paralelamente a sus trabajos para Raylex, Compagnon gestionaba importantes proyectos para Gonzalo Vial Concha. Ese mismo año el empresario rancagüino pagó a CAVAL más de $1.340 millones por diferentes servicios que él mismo calificó después como “sobrevalorados”.

Hace unas semanas, Revista Qué Pasa dio a conocer la declaración de un personaje nuevo en esta compleja trama: Gilda Verónica Vanni Zunino. Vanni, una profesional del sector minero, acudió voluntariamente a la Fiscalía de Rancagua el pasado 15 de febrero. Ante los fiscales manifestó que Compagnon la contactó en 2012 con el argumento de que tenía proyectos mineros para ofrecerle y que fue ella la que posibilitó el vínculo entre la esposa de Sebastián Dávalos y Vial Concha. Según Vanni, en una oportunidad Compagnon, delante suyo y del empresario rancagüino, comentó que tenía “a un tipo mojado en Codelco que trabajaba para ella y con ella”.

Versiones recogidas por CIPER indican que ese no era el único contacto que Compagnon ponía sobre la mesa frente a sus socios y clientes. Además de sus contactos en Codelco, Compagnon hacía gala de su cercanía con un ex vicepresidente de la Corporación Chilena del Cobre (Cochilco), y con un ex ministro de Minería del primer mandato de Michelle Bachelet. Durante ese gobierno, hubo dos personas que ocuparon ese cargo: los ex ministros Karen Poniachik y Santiago González Larraín.

Natalia Compagnon

Natalia Compagnon

El padre de Patricio Muñoz Flores –uno de los contactos de Natalia Compagnon en sus gestiones con Codelco–, Raúl Muñoz Valle, fue socio del ex ministro Santiago González en la empresa G5 Consultores Limitada, constituida en abril de 2010. González Larraín se desempeña actualmente como rector (subrogante) de la Universidad Central, plantel al que ingresó como director del Programa Minero en mayo de 2010. Fue en ese mismo establecimiento de educación superior donde Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon cursaron sus estudios de Ciencias Políticas.

Raúl Muñoz Valle también participó junto al ministro de Defensa, José Antonio Gómez, en la sociedad Inmobiliaria GKD S.A., constituida en agosto de 2007. En la inmobiliaria GKD, junto a Gómez y Muñoz, también figura como socio fundador Luis Rojas Mansilla, quien en 1993 constituyó con Waldo Rojas Soto, tío de Natalia Compagnon, la sociedad Servicios Globales a Empresas SGE Limitada.

La mayoría de estos nombres están unidos por una trenza que va más allá de los negocios: su cercanía al Partido Radical. Patricio Muñoz Flores, el ingeniero que le envía correos a Compagnon y Valero cuando se desempeñaba en una empresa subcontratista de Codelco, en enero de 2015 fue nombrado subdirector de Administración y Finanzas del Registro Civil, un servicio que es considerado un “feudo radical” de los gobiernos oficialistas (Muñoz ya no se desempeña en ese servicio).

CIPER conversó con el ex ministro Santiago González quien negó tajantemente haberle entregado alguna vez información a Natalia Compagnon sobre Codelco y tener algo que ver con Raylex. Pero aportó un dato adicional: “La única relación que he tenido con Natalia Compagnon fue hace cinco años, en 2011, cuando llegó a las oficinas de mi consultora G 5 pidiendo una cita. La cita se la di y allí contó que se estaba dedicando al área de la minería y nos ofreció una propiedad minera. Analizamos la propuesta y al cabo de diez días, le comunicamos que no nos interesaba”, dijo.

DE CODELCO A LA ONEMI

Las gestiones que en 2012 llevó a cabo Natalia Compagnon en Codelco para Raylex, corrieron paralelamente a la asesoría que le prestaba Compagnon a Gonzalo Vial Concha. Inicialmente esas labores se concentraron en un estudio de mercado para ver la factibilidad de un desarrollo inmobiliario en su campo Tejas Verdes, ubicado en Machalí, comuna en donde Codelco terminó comprando en diciembre de ese año 2012, un terreno de 22,3 hectáreas.

Días después de que en febrero de 2015 estallara el escándalo del negocio inmobiliario que hizo CAVAL al comprar los terrenos de la familia Wiesner en Machalí, Codelco emitió un comunicado informando que había adquirido esos terrenos (cuyo valor fue de $4.100 millones) para instalar allí las oficinas administrativas y otras de su División El Teniente. Sin embargo, en esos terrenos de uso agrícola, hasta hoy no se construye nada.

Las gestiones de Compagnon para Raylex se extendieron más allá de marzo de 2012. El 2 de mayo, el entonces gerente de Nuevos Negocios de Raylex, Hugo Irribarra, le escribe a Compagnon para comentarle sobre el “Proyecto de Telecomunicaciones P25, Nuevo Nivel Mina El Teniente”. En el correo, Irribarra informa: “Para tema túneles estaba licitando la consultora internacional (SKM). Quedaría la ingeniería para la cobertura de los túneles. Quedaron de invitarnos a participar cuando estuviera decidido”.

El proyecto Nuevo Nivel Mina El Teniente de Codelco comenzó a tomar forma en 2010. Considerado “proyecto estructural” por Codelco, consiste en la ampliación de la mina El Teniente integrando a las faenas una nueva superficie de explotación de más de 2 millones de metros cuadrados.  El proyecto –que ha enfrentado dificultades en su implementación– considera la habilitación de dos túneles de acceso de nueve kilómetros cada uno. Precisamente para esos ambientes hostiles de trabajo Raylex, a través de su empresa filial Raytech, ofrece sofisticados sistemas de telecomunicación.

División El Teniente.

División El Teniente.

El 20 de mayo de 2012, Irribarra le volvió a escribir un correo electrónico a Natalia Compagnon. Lo que le comunicó esta vez nada tenía que ver con Codelco, pero sí con otra institución pública. En el asunto del correo se lee “Proyecto Onemi” y en el mensaje Irribarra le solicita a Compagnon que le entregue información para “modelar un proyecto y tratar de ubicarlo”. “Necesitamos saber cantidad de usuarios móviles por región, cantidad de grupos de trabajo por región, bandas de frecuencia y número de bandas, necesidad de comunicación HF entre regiones, zonas de cobertura deseadas y coordenadas de las torres y puntos de la Onemi”, preguntó Irribarra.

Ante la duda del ingeniero sobre si él o Natalia Compagnon debía enviar el proyecto al organismo público, Compagnon le respondió el 13 de junio: “Mándalo tú, con copia a mí”. Para agilizar las gestiones de su contraparte en Raylex, Compagnon le escribió al final del correo: ¡Necesitan comprar!”.

Consultados al respecto, desde Raylex insisten en que el contrato con Compagnon se terminó en marzo. “Lo que haya sucedido después del término del contrato con Natalia Compagnon no nos consta”, dijeron.

LAS ADJUDICACIONES DE CODELCO

Son cuatro los proyectos que Raylex o sus filiales (Raylex Diginet y Raytech) se han adjudicado en licitaciones de la minera estatal. El total de las adjudicaciones suma $2.498 millones. Los vínculos comerciales de la empresa, según registros entregados a CIPER por Codelco, datan de 2005, seis años antes de que Compagnon comenzara a asesorar a Raylex.

Pero las licitaciones más contundentes fueron conseguidas con posterioridad al 2 de noviembre de 2011, cuando la esposa de Sebastián Dávalos se hizo cargo del contrato firmado entre Raylex e Inprocon. Estas suman $2.409 millones.

La primera licitación adjudicada por Codelco a Raylex Diginet en 2005 fue para la compra de “enlaces microondas Rancagua-Carén”, con el fin de conectar con telefonía y datos ambos puntos. El monto: US$123.959 ($81,4 millones, al valor actual del dólar). Al año siguiente, la misma filial de Raylex suministró a Codelco de un “analizador de espectro”, utilizado para faenas de mantención, por un total de US$11.122 ($7,3 millones, al valor actual del dólar).

RAYLEX-CODELCO

Las adjudicaciones más grandes llegaron siete años después. En 2013, Codelco licitó la compra del servicio “Sistema de Enlace Microondas DHM (División Ministro Hales) – Pampa Puno”, proyecto adjudicado a Raylex Diginet por un total de US$960.951 ($631,3 millones, al valor actual del dólar). La faena minera Ministro Hales se ubica 10 kilómetros al norte de Calama, en la Región de Antofagasta.

El cuarto proyecto fue adjudicado este año y consistió en la provisión de “fibra óptica” para el Tranque Carén, lugar donde se almacenan los relaves mineros generados por El Teniente. El costo total del proyecto adjudicado a Raytech, filial de Raylex, ascendió a $1.778 millones.

Desde Codelco explicaron a través de un comunicado que todas las licitaciones se ajustaron “a los estándares de compra de la Corporación”. Respecto de la adjudicación por $1.778 millones a Raytech, la minera estatal señaló que esa licitación “fue revisada, constatándose que fue aprobada por los niveles facultados para ello y cumple con los estándares de adquisiciones de la Corporación”.

OTRAS LICITACIONES CON EL ESTADO

Además de Codelco, desde 2007 a la fecha, Raylex se ha adjudicado más de 25 licitaciones por un total de $506 millones con distintas entidades públicas, entre las que figuran la Onemi, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), el Ejército, la Armada, la Subsecretaría de Telecomunicaciones y algunas municipalidades.

Según el registro de mercado público, de las 26 licitaciones obtenidas por Raylex a partir de 2007, 18 fueron adjudicadas entre noviembre de 2011 y noviembre de 2015. El principal cliente de Raylex ha sido la DGAC, organismo dependiente de la Fuerza Aérea (FACH), institución que le ha adjudicado seis proyectos por más de $223 millones.

Oficinas de Raylex en Providencia.

Oficinas de Raylex en Providencia.

Los vínculos de la FACH y Raylex se estrecharon en mayo de 2010, pocos meses después del terremoto, luego de una donación que hiciera la empresa a la rama aérea de las Fuerzas Armadas consistente en equipos de comunicación satelital marca Harris. “Cuando nos dimos cuenta de las necesidades que caracterizaron a esta catástrofe, y particularmente en el campo de las comunicaciones de larga distancia flexibles y rápidas, pensamos que se necesitaba un sistema de emergencia como el que estamos entregando hoy a la Fuerza Aérea”, dijo en la ceremonia de entrega el entonces presidente de Raylex, Eduardo Middleton.

Cinco de los seis proyectos adjudicados por DGAC a Raylex consignados en la plataforma mercado público –por un total de $220 millones–, fueron licitados con posterioridad a la fecha de la donación.

La Onemi, en tanto, le adjudicó a la empresa en marzo de 2013 y enero de 2014 dos licitaciones consistentes en la compra de equipos de telecomunicación por un total de $82 millones. Otro de los clientes importantes de Raylex ha sido el Ejército, institución que entre 2009 y 2015 le ha hecho cinco compras por un total de $136 millones. La Armada, en tanto, entre 2007 y 2014 le ha hecho compras por casi $43 millones, consistentes en equipos de telecomunicación y visores nocturnos.

Entre las municipalidades que han adjudicado licitaciones para Raylex se encuentra la de San José de Maipo, dirigida por Luis Pezoa Álvarez (RN), la que en agosto de 2015 le hizo una compra de equipos de comunicaciones por un total de $11,7 millones (ver detalle de las licitaciones).

Respecto de todas las licitaciones, incluidas las de Codelco, Raylex señaló que le fueron adjudicadas a partir de procesos transparentes y altamente competitivos. Agregaron, además, que ya habían tomado contacto con el fiscal Sergio Moya para hacerle entrega de una serie de documentos. “Raylex cuenta con todos los respaldos y antecedentes necesarios respecto de la asesoría de Inprocon y los pagos que se realizaron a esta empresa de conformidad con el contrato”, puntualizaron.

Nota de la Redacción: No obstante que en la redacción de este reportaje queda claro que la mención a un ex ministro de Minería del primer gobierno de Michelle Bachelet no se refiere a Karen Poniachik, con posterioridad a su publicación, la señora Poniachik nos solicitó precisar lo siguiente: “No conozco a la Sra. Compagnon y jamás me he reunido con ella o con representantes de su empresa”.