corfo-logo

Esta semana se desató una controversia por los aportes que Corfo realizó a la franquicia de pizzas Papa Johns a través de un fondo privado ligado a conocidos hombres de negocios. En esta columna, un pequeño empresario pesquero denuncia que se trata de una política sostenida que ha favorecido a la elite empresarial chilena en desmedro de la Pymes, pese a que públicamente se ha dicho todo lo contrario.

Los pequeños emprendimientos Pymes estamos en la boca de la élite empresarial y de algunos dirigentes políticos, quienes acusan que seremos las principales víctimas de la reforma tributaria. Lo cierto es que el mayor problema que ha tenido nuestro sector en las últimas décadas son las leyes de privilegio y los millonarios subsidios estatales que favorecen a las élites empresariales, obtenidas con la complicidad de la clase política y las altas autoridades del sector público. Se trata de una discriminación odiosa en contra de las Pymes de propiedad de pequeños inversionistas que se ha consolidado como parte del modelo de desigualdad.

Durante la Reforma al Mercado de Capitales que se inició con Lagos, y luego perfeccionaron Bachelet y Piñera, las grandes fortunas justificaron que necesitaban franquicias tributarias para ayudar al desarrollo de la industria del capital de riesgo para favorecer los nuevos emprendimientos, ya que esta última política era imprescindible para conseguir el crecimiento del país. Mientras la inversión en nuevos emprendimientos no ocurrió según lo publicitado, en menos de 10 años las élites crearon cerca de 800 fondos de inversión y los transformaron en un instrumento para refugiar sus empresas y beneficiarse hasta hoy de las ventajas tributarias que esas leyes les otorgaban o dejaron ex profeso en el vacío legal (ver reportaje de El Mercurio).

Algunos de los fondos de inversión de riesgo que irrumpieron fueron los promovidos por Corfo, los que se beneficiaron con aportes de platas públicas por cerca de 500 millones de dólares porque tenían como objetivo promover la innovación y el emprendimiento. Corfo publicita que habrían beneficiado mayoritariamente a Pymes y microempresas. Sin embargo, al investigar quiénes son el centenar de beneficiados, sorprende : 1) que la mayoría favorece a las redes sociales y familiares de la élite empresarial, entre ellos ex dirigentes gremiales de la gran empresa y grandes empresarios, y a quienes han sido  ministros de la Concertación, de Pinochet o altos funcionarios del gobierno de Piñera (ver recuadro); 2) cada uno de estos negocios ha recibido aportes multimillonarios, algo absolutamente inusual en el mundo de las Pymes, y 3) que la mayoría de los proyectos están relacionados a negocios de comercio, lucro en educación, especulación o centrados en la explotación de proyectos y productos de baja complejidad que no están alineados con la innovación competitiva de nivel global que necesita nuestro país.

CORFO y los millones de dólares que habrían ido a parar a las ” Pymes y microempresas” de la élite empresarial:


Todo lo anterior ha ocurrido mientras más de 1,5 millones de Pymes y microempresas de propiedad de pequeños inversionistas se disputaban las migajas de los fondos públicos destinados al mismo fin. Para ellos, Corfo ideó la creación de un centenar de empresas promotoras del emprendimiento con financiamiento público, que a través de cursos y asesorías realizan casi un adoctrinamiento en que lo más importante no sería el dinero sino la pasión y el recetario que se les enseña para alcanzar el éxito. Su objetivo pareciera no ser otro que alimentar la ilusión de las Mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) para mantenerlos ciegos de la discriminación de la que han sido y son objeto, ya que los aportes de Sercotec o Corfo a los capitales semilla para ellas no guardan comparación con los entregados a las élite empresarial. En otras palabras, las autoridades de Corfo se han dedicado a profundizar el modelo de desigualdad con platas que le pertenecen a todos los chilenos mientras publicitan estar haciendo lo contrario.

Corfo no ha tenido una política distinta con las platas públicas con las que subsidia las líneas de fomento a la investigación y desarrollo, ya que el grueso de esos fondos se encuentra capturado por las redes de empresas de propiedad de la élite empresarial. Las Pymes de propiedad de pequeños inversionistas hemos sido meros observadores de esta danza de subsidios millonarios, ya que las actuales políticas que los promueven en su mayoría están pensadas para favorecer a las redes de empresas de las grandes fortunas, cuando debería ser justo al revés. Esto ocurre con los subsidios Corfo que se canalizan a través de Corfo Innova, Fondef-Conicyt, y los que ahora promueven los centros universitarios europeos, que operan en el país con platas públicas que les proporciona Corfo.

Un caso emblemático es el de Roberto Angelini, heredero de una de las fortunas más grandes de este país y presidente de Corpesca, quien después de conseguir con el apoyo de la Concertación y la Alianza por Chile casi la gran mayoría del stock de anchoas del país para su empresa, se ha beneficiado de subsidios Corfo para su negocio de exportación de productos derivados de las anchoas (a través de la empresa Golden Omega, la que ha obtenido fondos por más de $ 500 millones, de acuerdo a los registros de Corfo ).

El resultado no puede ser más dramático: las platas públicas en manos de Corfo con las que nuestro país promueve la innovación, la investigación y desarrollo para dar un giro a nuestro actual modelo productivo -basado en la explotación y exportación de recursos naturales, industria del retail y productos de baja complejidad-, se encuentran absolutamente capturadas por la élite empresarial. La misma que ha demostrado no tener capacidades para desarrollar e innovar en productos de alta complejidad. Los resultados de la anterior política no se han hecho esperar y durante 2013, declarado por el ex Presidente Piñera como el año de la innovación, Chile bajó del pobre lugar 39 al número 46 en el ránking mundial de innovación.

Las advertencias del fracaso al que nos ha conducido la anterior estrategia de Corfo para el fomento de la innovación han quedado al desnudo nada menos que por el director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, en el Foro Anual de la Industria 2012, organizado por Asimet. Ahí explicó que en el índice de complejidad económica, que entre otras cosas mide el nivel de diversificación de las exportaciones nacionales, nos ubicamos en el lugar 78 en el mundo, junto a países como Trinidad y Tobago o Jamaica (ver nota de El Mostrador)

La reforma tributaria que se discute por estos días será absolutamente insuficiente si la Nueva Mayoría se cruza de brazos ante el largo listado de millonarios subsidios que entregan a través del Estado a las grandes fortunas de nuestro país con los impuestos que pagan todos los chilenos (a través de CORFO a la gran industria acuícola-pesquera, agrícola, gran minería o con el Decreto 701 a la gran industria de la celulosa, entre otros).

La misma será insuficiente si la Nueva Mayoría persiste en hacerse la ciega y sorda ante las leyes de privilegio que aprobaron como Concertación, como es el caso de las leyes de pesca, que concentraron en un puñado de grandes fortunas la riqueza acuícola país y la invaluable riqueza de proteína marina y Omega 3 marino contenida en nuestros stock de anchoas y sardinas que da forma a una de las fuentes de alimentación saludable más importantes del planeta.

Está claro que la fórmula para salir del círculo vicioso de la sociedad de privilegios que ha profundizado la desigualdad en Chile no es precisamente con una reforma tributaria. Por lo pronto, resulta impresentable que el gobierno de la Nueva Mayoría siga insistiendo en el tutelaje de la Sofofa en el Consejo de la CORFO. En el corto plazo es urgente que la Presidenta Bachelet y la Nueva Mayoría redefinan lo que hicieron hasta hace poco como Concertación cuando decidieron entregar los cuantiosos fondos públicos que administra Corfo a la élite económica -responsable del modelo de desigualdad- para que ésta profundizara su modelo de exclusión y de segregación esta vez en el campo de la investigación y desarrollo, de la innovación y el emprendimiento.

 

LOS NEGOCIOS DE LA ELITE EMPRESARIAL CON FONDOS PÚBLICOS DE CORFO

Esta semana un grupo de diputados denunció con escándalo que la cadena de pizzerías Papa Johns –una franquicia extranjera– había recibido un millón de dólares de Corfo a través del Fondo Emprendedor I, ligado al ex presidente de los banqueros Hernán Somerville, entre otros (ver nota de Cooperativa).  Los casos que se muestran más bajo son parte de un centenar de negocios, en su mayoría del mismo estilo, contenidos en los reportes de capital de riesgo de Corfo (ver informe 2012 en PDF), y que son financiados a través de préstamos de largo plazo a fondos privados, donde la institución pública pone hasta el triple de lo que invierten los privados.

  • En la lista de beneficiados con aportes Corfo se encuentran el presidente y principal accionista de Carozzi, Gonzalo Bofill Velarde, y el ex ministro de Pinochet Carlos Cáceres, dos de los socios de la cadena de jardines infantiles Vitamina Work Life S.A.  La empresa, que es categorizada como pequeña, comenzó a recibir aportes a través del fondo Axa en 2008 y en el reporte de 2012 registra una inversión de $ 4.128 millones (180 mil UF).
  • José Ramón Valente, socio y director ejecutivo de Econsult, administrador de los Fondos de Inversión Halcón, ha dicho que en 2009 “Econsult vendió el 15% de la participación que tenía en la sociedad Santo Tomás, a través del fondo Halcón”. Un proceso que redundó en que lograron triplicar la inversión inicial y en una clara confesión de lucro en educación con platas de todos los chilenos. La sociedad ligada a la Universidad Santo Tomás recibió aportes desde 2004 y a la fecha del reporte Corfo de 2012 totalizaban $ 2.500 millones (109 mil UF).  Hernán Cheyre  era presidente y socio de Econsult al momento en que su empresa realizó el negocio en la Universidad Santo Tomás y en 2010 pasaría a ser nombrado vicepresidente de Corfo por el Presidente Piñera.

  • Rafael Guilisasti Gana, vicepresidente de Sofofa y de la Viña Concha y Toro, quien acaba de ser nombrado por la Presidenta Bachelet como su representante ante el Consejo Corfo, hasta hace poco aparecía como socio del Fondo de Inversión Austral Capital junto a José Luis del Río, Juan Claro, Víctor Hugo Puchi, Juan Antonio Guzmán y Bruno Philippi, entre otros. En los informes Corfo se lee que entre las empresas en las que Austral invirtió con fondos estatales está Multicaja, que según el registro de 2012 recibió  $2.800 millones (123 mil UF). Los socios de Multicaja son Javier Etcheberry (ex director del SII y ex ministro de Lagos ), Sonda S.A. (la empresa de Andrés Navarro), José Luis del Río, Consorcio S.A. (Juan Bilbao, Patricio Parodi, los Hurtado Vicuña y la familia Fernández León.) y Austral Capital Partners S.A.
  • Patricio Arrau es socio fundador de Gerens Capital, compañía que administra fondos de inversión de capital de riesgo, entre ellos el Fondo Precursor, que cuenta con aportes Corfo. En el año 2008 se anunciaba que Arrau, el también decano de la Facultad de Administración de la Universidad Santo Tomás, junto a un grupo de empresarios, creó la ” microempresa ” Alimentos Puerto Varas, la que recibió fondos Corfo por $ 4.600 millones (202.372 UF ) a través del mismo fondo Precursor, según el Informe Corfo 2012. En octubre del año siguiente, la CUT de la Región de los Lagos denunciaba: “Nueva estafa a trabajadores en la quiebra convenida Alimentos Puerto Varas, 89 trabajadores/as reclaman pago de finiquito desde junio 2013.”
  • EducaUC es apoyada por el fondo de inversión Expertus. Según El Mercurio, dicho fondo reúne a empresarios como el ex senador UDI Marco Cariola, Christoph Schiess (Termas de Puyehue), Alberto Hurtado (Embotelladora Andina), José Antonio Garcés (Embotelladora Andina y Consorcio Financiero) y Andrés Lyon (AntarChile).  EducaUC nace como proyecto de la incubadora VentanaUC, creada por la Universidad Católica y la empresa Prospectus Development S.A., sociedad ligada a un grupo de profesores entre los que se encuentra Felipe Larraín (ex ministro de Hacienda). Los aportes CORFO al negocio de la educación a través de Expertus que aparece en Informe Corfo 2012 son: Educa UC S.A., $3.000 millones de pesos; Soc. Educ. Colegio Los Alpes S.A , $1.650 millones; Soc. Educ. Colegio Manantial S.A., $ 650 millones; Soc. Educ. Colegio Rengo S.A , $ 1.800 millones; Soc. Educ. Colegio San Diego S.A, $ 1.700 millones; Soc. Educ. Colegio San Francisco de Paine S.A. $ 1.000 millones; Soc. Educ. Colegio San Sebastián S.A. $2.350 millones; Soc. Educ. Colegio Santa Mónica S.A. $2.600 millones.